Palestra Aguascalientes

ÚLTIMA HORA

El Espejismo del Semáforo COVID-19

28 junio 2020

Por Mario César Macías Zúñiga

Aguascalientes se mantendrá la siguiente semana en semáforo naranja, todo apuntaba a que pasaríamos a rojo. Incluso horas antes de que el Gobierno Federal informara la situación de las entidades, algunos ya ubicaban al Estado en “nivel de riesgo epidémico máximo”.

La multiplicación de contagios y el número de pacientes hospitalizados situaban a Aguascalientes en el semáforo rojo, pero las camas y ventiladores que hace unos días el INSABI envió a la entidad, así como la desocupación de algunas otras, permitió que se conservara el color naranja de “nivel de riesgo epidémico alto” y no “máximo”.

¿A poco creen que los últimos agradecimientos públicos que el gobernador Martín Orozco Sandoval ha hecho al presidente Andrés Manuel López Obrador por las camas enviadas a Aguascalientes son de a gratis?

¡¡¡No!!! ¡¡¡Para nada!!!

Si no fuera por esas camas, y las que por fortuna y otras que desafortunadamente se desocuparon, Aguascalientes hubiera sido ubicado en semáforo rojo y la ya de por si dañada economía local, una vez más, se hubiera visto duramente afectada al tener que suspender actividades no prioritarias.

Aguascalientes sumó 2.3 puntos y alcanzó a mantenerse en semáforo naranja, mientras que Morelos con 2.6 puntos está en semáforo rojo. Tres puntos decimales fueron la diferencia. Así de minúscula está el paso de naranja a rojo.

Del 20 al 27 de junio, en Aguascalientes, el ISSEA detectó 457 contagios y reportó la muerte de 28 pacientes por COVID-19.

Si nos remontamos a las dos últimas semanas, del 13 al 27 de junio, ISSEA detectó 943 contagios y reportó la muerte de 59 pacientes.

Tan solo en junio, el ISSEA reportó que 381 empleados del sector salud, ISSSTE, IMSS y hospitales estatales y privados, fueron contagiados por COVID-19.

Desde que inició la pandemia en Aguascalientes, 751 servidores públicos del sector salud han sido infectados, algunos se han recuperado y otros, lamentablemente, han fallecido. Mientras que algunos, hoy día, luchan desde sus casas o desde la cama de un hospital.

En las primeras tres semanas de junio se multiplicaron los casos en las filas de medicina y enfermería, más del 50 por ciento de los afectados reportados se enfermó en este lapso. Lo que refleja la penetración del COVID-19 entre el personal de salud.

Reiteramos, estamos en semáforo naranja por las camas que mandó la 4T y aquellas que se desocuparon.

De acuerdo al Gobierno Federal estamos en “nivel de riesgo epidémico alto” y no “máximo”, porque los hospitales de Aguascalientes todavía tienen capacidad para recibir más pacientes en estado crítico, léase personas “graves” (camas normales) o “muy graves” (camas con ventilador mecánico).

Es decir: Los hospitales y su personal están en condiciones (al menos así lo ven las autoridades) de recibir más pacientes. Le estamos apostando, literalmente, a la resistencia de médicos, enfermeras y personal de apoyo, a ese sector donde 381 de ellos se contagiaron de COVID.19 en las tres primeras semanas de junio.

Deja tu Comentario