Palestra Aguascalientes

ÚLTIMA HORA

Pleito de Cantina Entre Notarios Públicos

23 agosto 2017

23 VS “52-29-62”

El fin de semana anticipamos que Gerardo Dávila Díaz de León dejaría el cargo de subsecretario de la Secretaría General del Gobierno del Estado de Aguascalientes, este lunes 21 de agosto por la mañana se concretó su salida, y en su lugar entró Enrique Morán Faz, a quien le tomó protesta el secretario General de Gobierno, Javier Luévano Núñez.

En los corrillos políticos trascendió que horas después, en una cantina del norte de la ciudad, el Notario Público Número 23, Gerardo Dávila Díaz de León, quien acababa de abandonar la nómina de Palacio de Gobierno, se vio involucrado en una discusión que habría terminado en insultos y empujones con al menos tres personajes ligados a la política.

Las versiones indican que Alejandro Bernal Ruvalcaba y Mario Luis Ruelas Olvera, aparecen como aquellos que, al calor de las copas, se hicieron de palabras y empujones con Gerardo Dávila Díaz de León en una cantina ubicada en el fraccionamiento Bosques del Prado Norte.

Curiosamente, Alejandro Bernal Ruvalcaba y Mario Luis Ruelas Olvera, son dos de los ex funcionarios públicos a los que el entonces gobernador Carlos Lozano de la Torre premió con sendos Fíat Notariales, obsequios que fueron anulados semanas después por la Sala Administrativa y Electoral del Poder Judicial del Estado de Aguascalientes, pues no cumplieron con los requisitos que marca la Ley de Notariado para el Estado de Aguascalientes y la Ley Orgánica de la Administración Pública.

Hace apenas unos meses, Alejandro Bernal Ruvalcaba ya se veía como el Notario Público Número 52, en tanto que Mario Luis Ruelas Olvera vislumbraba su futuro como el Notario Público Número 29, pero debido a que dichos obsequios fueron impugnados por el Notario Público Número 18, Arturo Orenday González, los ex colaboradores de Carlos Lozano de la Torre vieron sus sueños notariales esfumarse.

Gerardo Dávila Díaz de León hizo creer al gobernador del Estado, Martín Orozco Sandoval, que él podría apaciguar el pleito que se traen algunos de los Notarios Públicos identificados con el PRI, pero bastaron menos de nueve meses para que el mandatario estatal se diera cuenta que el conflicto iba en crecimiento y el Notario Público Número 23 no daba el ancho en ese tema, ni como subsecretario de la Secretaría General del Gobierno del Estado de Aguascalientes, motivo por el cual se le agradeció su participación y se le mostró la puerta de salida.

Algunas voces aseguran que la noche del lunes 21 de agosto, en la cantina esa del norte de la ciudad, también estaba Roberto José Arellano Crespo, a quien Carlos Lozano de la Torre otorgó un Fíat Notarial, pero se quedó con las manos vacías pues también fue anulada su pretensión de ser el Notario Público Número 62.

De acuerdo a las versiones de cantina, Roberto José Arellano Crespo se habría unido a los reclamos hacia Gerardo Dávila Díaz de León, quien habría terminado insultado y al menos empujado, por los tres personajes a los que se les trunco el sueño de ser Notarios Públicos de Aguascalientes.

Hasta el momento, ninguno de los cuatro personajes en cuestión se han manifestado al respecto de lo ocurrido la tarde noche del lunes en esa cantina del fraccionamiento Bosques del Prado Norte.

Otra de las versiones indica que el recién renunciado Luis Gerardo Dávila Díaz de León llegó al bar en cuestión y se encontró con los tres fallidos notarios públicos, culpó a ellos de su salida de la nómina del Gobierno del Estado, y fue Roberto José Arellano Crespo quien le dio un masaje facial.

Deja tu Comentario